domingo, 24 de mayo de 2009

Fuerte y curioso aliado

A las corrientes de pensamiento y organizaciones antiglobalización les ha surgido un fuerte y curioso aliado, la situación financiera global actual. Escriben David Henry y Matthew Goldstein, en BusinessWeek, The Perils of Global Banking, que existe sospecha entre los expertos, legisladores y grupos comerciales de que los gobiernos desaceleren el flujo de capitales entre países, con el objetivo de proteger a su ciudadanía, justo cuando se está constriñendo la economía mundial. 

Dice Mohamed El-Erian, presidente ejecutivo de PIMCO, que “estamos viviendo una fase en la que se estancará la globalización y, probablemente, haya un período de “desglobalización”. Los gobiernos comienzan a colocar obstáculos a las empresas de otros países. ¿El principio del fin de la globalización? (imagen de la Wikimedia Commons).