sábado, 11 de abril de 2009

El pavo de mi sobrino

Proactiva charla la que tuve con un joven familiar, por el paseo marítimo de Playamar, a caballo entre Málaga y Torremolinos. En la encrucijada de la adolescencia, tiene ciertas perspectivas bastante nítidas, para la edad del pavo que se le presupone, por los años que disfruta. Hablamos del proceso químico que hace cuatro mil millones de años originó la Vida, como característica de la colaboración entre las moléculas que pueden autorreplicarse y mutarse; de la invasión que sufrieron las simples procariotas y que dio lugar a una célula contaminada, la eucariota, que, sin embargo, era más avanzada que las primitivas procariotas; de las adaptables y simbióticas bacterias; de la teoría endosimbiótica; de los extremófilos; de la ausencia de oxígeno y las sosegadas, juiciosas y productivas cianobacterias, con fotosíntesis de oxígeno, ... Llevamos en esta roca sólo doscientos mil años y nos creemos los amos y dioses de ella. Cuando desaparezcamos, la Vida seguirá, no te quepa duda. Terminamos con una reflexión acerca del futuro que le espera, de las habilidades y pautas de conducta que tiene que aprender, asimilar, para sobrevivir, como los extremófilos, dentro de unas décadas o, incluso, menos. Te dejo una instantánea del pavo de mi sobrino, con el magnífico abanico policromado de su cola (Gracias por la grata caminata y por la foto).