domingo, 24 de noviembre de 2019

No hay Formación Profesional sin Empresa

Fuente de la imagen: LillyCantabile en pixabay
Parte de la tarde del sábado la pasé hojeando las bases del primer plan estratégico de Formación Profesional del Sistema Educativo español 2019-2022[1], que recientemente ha aprobado el Poder Ejecutivo en funciones de mi país (PE) y que ya referencié en el sitio Educación, Formación y Empleo. Con este proyecto, el Gobierno pretende actualizar esa etapa formativa, mejorando la empleabilidad y satisfaciendo las necesidades del mercado laboral, así como consolidar la flexibilización de estas enseñanzas que permiten al alumno una alta cualificación y garantizan una experiencia laboral de calidad que sirve para impulsar un currículo profesional competitivo. 

Según el PE, el plan tiene como prioridades fundamentales la colaboración y participación de las empresas y la apertura a los órganos de participación de todos los sectores, así como la agilización de la respuesta de la Formación Profesional (FP) a las necesidades de cualificación de cada sector productivo. Incorpora los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y la Nueva agenda de capacidades para Europa de la Comisión Europea que contempla acciones para garantizar que los ciudadanos de la UE se beneficien de la formación, las habilidades y el apoyo adecuados. Bajo el lema "no hay FP sin empresa", el PE ha estado trabajando con 300 empresas para rediseñar el Observatorio de las Cualificaciones. 

El proyecto consiste en diseñar en una legislatura 80 títulos nuevos y cursos de especialización muy conectados a la digitalización y actualizar los contenidos de los 172 títulos existentes en colaboración con las empresas y las comunidades autónomas. El plan se sustenta en cinco pilares fundamentales para llevar a cabo la modernización de la FP española. En primer lugar, recoge la renovación del Catálogo de títulos de FP, lo que supone el diseño de nuevas formaciones y la actualización de todos los títulos ya existentes. En este capítulo cabe señalar el interés por el desarrollo de los perfiles profesionales relacionados con la digitalización, la Industria 4.0, el big data, la inteligencia artificial, la transición ecológica y la economía circular, entre otros. 

Informa el PE que otro de los ejes principales consiste en la ampliación de la oferta, la mejora de la accesibilidad y el reconocimiento de competencias básicas y profesionales. Contempla el diseño de un Mapa de la FP para llevar a cabo la mejora de la oferta formativa ajustada a estas enseñanzas. Esta herramienta servirá para identificar la situación de la FP, las necesidades formativas de cada territorio y de cada sector productivo. También, pone el acento en la flexibilización de la formación para hacerla accesible a la población activa mediante la promoción de la modalidad a distancia en colaboración con las administraciones educativas[2]

Asimismo, recoge la puesta en marcha de un procedimiento de acreditación de competencias básicas para las personas adultas, ya que más del 50% de la población española de entre 16 y 65 años carece de acreditación formal de sus competencias profesionales[3]. Igualmente, refleja la ampliación de la oferta formativa no formal dependiente del Ministerio de Educación y FP (Aulas Mentor), para acercarla a municipios de tamaño medio y pequeño hasta alcanzar a un total de 3.000 núcleos rurales y una formación modular que se adapte a cada alumno, contemplándola como una medida de choque para evitar la despoblación en el medio rural. 

Apunta el PE que otra de las claves de la estrategia es la formación del profesorado de esta etapa educativa, que pretende aproximar la innovación de cada uno de los sectores productivos al personal docente. Entre otras actuaciones se contemplan proyectos de innovación de Formación Profesional entre centros que imparten estas enseñanzas de distintas comunidades autónomas, empresas y otras instituciones, así como convocatorias de estancias de docentes en empresas y en centros punteros de FP que faciliten la transferencia de conocimiento. 

El proyecto incluye la modificación de la normativa de las enseñanzas de FP del sistema educativo a través de la Ley de ordenación general de la Formación Profesional y un Real Decreto por el que se regule las características básicas del régimen de Formación Profesional Dual, destacando la necesidad de la internacionalización de la FP a través de iniciativas como alianzas entre centros nacionales y de países de nuestro entorno que consoliden la visión global de esta etapa formativa, así como dobles titulaciones que permitan al alumnado una certificación válida en ambos países. 

El PE estima que el plan servirá de marco para que las administraciones con competencia en materia de FP en el ámbito educativo puedan desarrollar políticas propias en este campo que pongan en marcha la transformación y renovación de las ofertas formativas de acuerdo a su contexto económico. Para terminar, en el documento se recoge una apuesta por la orientación profesional como un elemento imprescindible de calidad de las enseñanzas de Formación Profesional que garantice el acompañamiento individualizado del alumno para potenciar sus talentos y diseñar itinerarios formativos y profesionales de éxito. Fuente de la información: PE. Fuente de la imagen: LillyCantabile en pixabay. 
_______________________________________
[1] Si quieres acceder a ellas, clickea AQUÍ
[2] Para ello, el Ministerio de Educación y FP, a través del Centro para la Innovación y Desarrollo de la Educación a Distancia (CIDEAD), abrirá la oferta modular de títulos de Formación Profesional. 
[3] Según datos del Programa para la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos (PIACC).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel