lunes, 24 de diciembre de 2018

Felicitación virtual

Hace más de una década, en el texto "La primera tarjeta de Navidad", ilusionado te informaba de la primera y original tarjeta recibida felicitándome la Navidad de ese año. Me gusta remitir tarjetas a las personas que me han ayudado en el caminar por la vida, con las que he convivido proactivamente, aquéllas que recuerdo y que aprecio. 

En "Costumbres añoradas" recordaba lo bien que me lo pasaba durante muchos "diciembres", escribiendo una felicitación navideña personal para cada persona que había tenido la oportunidad de conocer cada año. Algún individuo me censuraba ese hábito. “¿Pero quién te crees que eres?” “Si solo intercambiasteis tarjetas de contactos en aquella deplorable convención empresarial”…

Pero hace unos años dejé la costumbre de remitir tarjetas de navidad, pensando que las ya no tan nuevas tecnologías iban a sustituir a las cartulinas Unicef, Aldeas Infantiles… que compraba para felicitar, si bien siguen llegando algunas felicitaciones por correo ordinario, cada vez son menos, siendo sustituidas por las que llegan vía email, wasaps...  

Por lo anterior, con independencia del sentimiento religioso que profese tu corazón, no me resisto a desearte un año más, unas Felices Fiestas y que 2019 te sea beneficioso en lo profesional y en lo personal. Y ya sabes donde me tienes.  Fuente de la imagen: elaboración propia, que recoge uno de los motivos navideños con los que la familia ha decorado el hogar.