miércoles, 13 de junio de 2018

Carta Derechos Fundamentales de la UE

Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el 1 de diciembre de 2009, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea es jurídicamente vinculante. Las disposiciones de la Carta van dirigidas ante todo a las instituciones de la UE, aunque también a las administraciones nacionales, pero solo cuando aplican el Derecho de la UE. La Comisión ha adoptado una Estrategia para la aplicación efectiva de la Carta en la que se compromete a elaborar informes anuales sobre todas las disposiciones que contiene. El de este año es el séptimo de dichos informes. La Comisión colabora con las administraciones nacionales, locales y europeas competentes para informar mejor a las personas sobre sus derechos fundamentales y cómo obtener ayuda si se vulneran. La Comisión ofrece información práctica al respecto a través del Portal Europeo de e-Justicia y ha instituido un diálogo sobre el tratamiento de las denuncias de violación de los derechos fundamentales con los defensores del pueblo, los organismos de defensa de la igualdad y las instituciones de derechos humanos.

Te transcribo lo anterior de la página de la Unión Europea (UE), porque la tarde del martes la pasé hojeando el informe anual de la Comisión Europea (CE) sobre la aplicación de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (si quieres acceder al documento en inglés, clickea AQUÍ, cortesía de European Commisión). Según la CE, pese a que 2017 fue un año de desafíos a los derechos fundamentales, funcionaron las estructuras e instrumentos que garantizan que los derechos de la Carta sean una realidad. En 2018 seguirá siendo primordial mantener el apoyo al respeto y la defensa de los derechos fundamentales, el Estado de Derecho y la democracia, lo que incluye respaldar una sociedad civil libre y activa.

Entre las principales iniciativas de defensa de los derechos fundamentales en 2017, la CE cita las siguientes: Seguir apoyando la democracia y la sociedad civil: el informe subraya la necesidad de renovar el apoyo a la democracia. En 2017 cobró protagonismo el papel de la sociedad civil y los desafíos que afronta hoy en día. El apoyo a la sociedad civil ocupa un lugar destacado en el marco financiero plurianual y en el nuevo Fondo de Justicia, Derechos y Valores aprobado el 30 de mayo de este año. Impulsar los derechos sociales: el informe recoge progresos muy alentadores en materia de derechos sociales gracias a la adopción del pilar europeo de derechos sociales y sus medidas de seguimiento. Se lanzaron iniciativas para garantizar mejores oportunidades de equilibrio entre vida privada y profesional para personas con responsabilidades asistenciales. La Comisión propuso garantizar condiciones laborales más previsibles y transparentes, sobre todo para trabajadores con formas atípicas de empleo tales como contratos de cero horas o a la carta.

También, combatir la discriminación de las mujeres: un paso importante fue la firma por la UE del Convenio de Estambul sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres. Pero no lo será menos garantizar su rápida ratificación por la UE. Además, la Comisión presentó un plan de acción para combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres. Protección de los niños migrantes: la Comunicación sobre protección de los niños en la migración recoge medidas urgentes que deben aplicarse en el ámbito nacional y de la UE. Fue seguida de unas conclusiones del Consejo en junio de 2017. Para facilitar la cooperación entre las administraciones nacionales, la Comisión creó una Red Europea sobre Custodia. Lucha contra la discriminación y el racismo, tanto en línea como fuera de línea: la Comisión reforzó su cooperación con las empresas de telecomunicaciones, las administraciones nacionales y las organizaciones de la sociedad civil para garantizar que se detecte y erradique con rapidez la incitación ilegal al odio en línea

Igualmente, la UE asistió a los Estados miembros en su esfuerzo por intensificar la aplicación de la legislación europea sobre incitación al odio, acceso a la justicia y protección y apoyo a las víctimas de delitos motivados por el odio. Aparece la mejora del acceso a la justicia y a vías de recurso eficaces: publicada su Comunicación «Mejores resultados mediante una mejor aplicación», la Comisión ayudó a los Estados miembros en sus esfuerzos por intensificar la aplicación de la legislación europea en beneficio de ciudadanos y empresas. Para mejorar sus sistemas judiciales, y en el contexto del semestre europeo, la Comisión dirigió a los Estados miembros recomendaciones específicas por país.

En el informe se destaca el Coloquio anual sobre derechos fundamentales, dedicado en su edición de 2017 al tema «los derechos de las mujeres, en el punto de mira». La Comisión se comprometió a aplicar una serie de medidas que van desde situar los derechos de la mujer y la igualdad de género al más alto nivel de la agenda política hasta financiar proyectos de base. El Coloquio anual sobre derechos fundamentales de 2018 tendrá lugar los días 26 y 27 de noviembre y se centrará en el tema de la democracia en la UE. Los participantes buscarán juntos maneras de fomentar una participación democrática libre y abierta en tiempos de menguante participación electoral, populismo, digitalización y amenazas a sociedad civil. En vísperas de las elecciones europeas, será la oportunidad de reafirmar uno de los valores fundamentales de la UE (Fuente de la información y de la imagen: CE).