sábado, 7 de abril de 2018

Nuevo coupage del blanco joven malagueño

En “Elegante y evocador” transcribía mi primer recuerdo del vino blanco joven Montespejo, remembranza que proviene del año 1995, dentro del periodo 1994-1998, cuando ejercía de Secretario General en Cecap Andalucía Facep (ver “No sólo se debe ser honrado…"). Lo disfrutaba junto al equipo federativo que tuve la oportunidad de coordinar, en el antaño restaurante La Romanza (en calle Granada, Málaga, España), acompañando al arroz elaborado por el cocinero Juan (de Juan y Mariano) y servido por el camarero Charly. Como cuando me regalaron una máquina de escribir (ver Tecno-austeridad) y jamás pensé que el futuro me deparara la posibilidad de escribirte (aunque sea con cuatro dedos), ni se me cruzó por la cabeza que años después (2002, 2003 y 2004), tendría la oportunidad de trabajar en las entidades productora (Virgen de la Oliva) y comercializadora (Tierras de Mollina) de este caldo (ver “Si viene el vino, viene la vida”). 

Igualmente, en “Cambio de imagen” te contaba que había conocido tres envases distintos del vino. Pues bien, ayer me sorprendió Antonio (Gracias), con la nueva botella correspondiente a la añada 2016. Parece que han utilizado el mismo vidrio decorado de la serie Grandes de Apiane (tinto, semiseco, rosado y afrutado), para contener un nuevo coupage de las uvas Moscatel, Lairén y Doradilla (esta última variedad autóctona). Pero mi olfato y mi gusto deben estar afectados por el suave resfriado consecuencia del cambio de temperatura, puesto que no noté ese distinto coupage, más allá del 50-55% Moscatel, 35-40% Lairén y 10-15% Doradilla. Por lo demás, les deseo la mejor de las suertes en la nueva campaña que empezará dentro de unos meses. A continuación te dejo un vídeo, alojado en Youtube cortesía de Vinos de Andalucía, con una cata del vino. Este texto también se ha editado en el sitio VINOPOST, bajo el título “Montespejo Blanco Joven” (fuente de la imagen: elaboración propia).