viernes, 9 de marzo de 2018

Profesional ciberprevenido vale por dos

Ayer, mientras asistía a un encuentro sobre ciberseguridad para despachos profesionales, al que fui invitado por Carlos (Gracias), me acordé de la reflexión que te apunté en el texto “Una necesidad esencial”, en el sentido de que esta materia debe ser tenida en cuenta no sólo por el sector de la abogacía o de la asesoría fiscal, contable o laboral, puesto que transversalmente afecta al resto de los sectores profesionales. Ciertamente, toda información, en caso de pérdida, sustracción o acceso no consentido por parte de terceros, puede ser empleada con fines indeseados o utilizada con fines comerciales. 

Durante el encuentro, los ponentes expusieron una serie de recomendaciones, todas ellas interesantes, que también me recordaron los consejos en materia de ciberseguridad ofrecidos por el Registro de "Expertos en Cumplimiento Normativo y Digitalización" del Consejo General de Economistas de España (ECN-CCE), en el que me encuentro integrado. Por ejemplo que un "profesional ciberprevenido vale por dos", disponer de contraseñas "duras", no revelar nunca las claves de acceso, ni dejarlas a la vista o "si el profesional se protege a sí mismo, realmente está protegiendo a los demás". 

Otros consejos van en la línea de ser creativo y no registrar una única contraseña para todo, bloquear el ordenador cuando nos levantamos del lugar de trabajo, hacer copias periódicas de seguridad, no abrir correos electrónicos desconocidos, disponer de buenos antivirus, software siempre actualizado, control de las conexiones usb y otras puertas y ventanas del sistema informático para entrada/salida de información, extender esas precauciones a los proveedores (las vulnerabilidades de mis proveedores también son las mías), igualmente con los clientes, concienciar y formar a los colaboradores y colaboradoras en ciberseguridad… (Fuente de la imagen: pixabay).