domingo, 24 de diciembre de 2017

Momentos fratenales

Si eres follower de este sitio, por textos como “La comida de empresa”, "Noche buena", “De fusiones y comidas”, “Almuerzo griego” o el crítico ¿Cómo está tu familia? conocerás mi opinión acerca de las comidas de empresa. En el texto “Las personas y el motivo” te reconocía que, por motivos de agenda, llevo mejor los eventos desarrollados durante el día que los refrigerios en la tarde - noche, por lo que desde aquí envío un sincero y reiterado agradecimiento a las invitaciones a cenas de navidad recibidas y a las que no he podido asistir (Gracias). También, reflexionaba acerca de que no hace falta el mejor cubierto y el conspicuo sitio de moda para celebrar la oportunidad de trabajar. La mayoría de las veces, la reunión en torno a un vino de la tierra, una tapa o un postre del lugar, es más que suficiente, porque lo importante son las personas reunidas y el motivo, no el presupuesto que se disponga y el uso que se haga de él. A estos instantes anuales los denomino "momentos culinarios fraternales en la recta final del año laboral, profesional, empresarial o institucional".
En ¿Cómo está tu familia? apuntaba que este tipo de reuniones debe servir para acercarte al cliente, proveedor, equipo de trabajo, etc. en una atmósfera informal, para conseguir una mejor sintonía, conocimiento y confianza, distensión tras la tensión, etc. La comida debe ser ligera y evitar las bebidas alcohólicas; tampoco se debe prolongar demasiado. Y para finalizar este agradable momento matinal contigo, y ya que ayer en Receptivo y Reflexivo escribía sobre las bebidas que he tomado en esos fraternales encuentros, hoy voy a inventariar los platos que he disfrutado, todos muy ricos, tanto explícitamente como metafóricamente (en lo emocional se entiende), desde ese pez espada degustado en el centro de Padel y salud BeOK, con una amable salsa, hasta esa tabla de quesos o ese exquisito bacalao probado en el restaurante La Deriva, pasando por ese arroz meloso de Acanthum, esos langostinos de Alabardero o esos delicados postres de Casa Robles. Te dejo algunas instantáneas que me tomé la libertad de realizar. Este texto también se ha editado en el sitio GASTROPOST, bajo el título "Ruta de comidas navideñas".