domingo, 17 de septiembre de 2017

Los frutos del manzanito

En “Pyrus communis” te comentaba el peral que plantamos en la aspiración a jardín, comprometiéndome a contarte las peripecias del manzano. Pues bien, año y medio después, toca cumplir la palabra dada (y sabes, “el valor de la palabra: palabra dada, palabra sagrada”).
A pesar que algunos expertos nos advirtieron que no es buena zona para este tipo de árbol frutal, plantamos el manzanito al mismo tiempo que el peralito. El primer verano lo pasó francamente mal, con bichitos por los brotes y las hojas que los atacamos echándole agua enjabonada.
El invierno lo pasó tranquilo. En la primavera volvió, cual ave migradora y ya ves, a fuerza de visitas, caricias, mimos y poco más, nos ha brindado sus primero frutos. A pesar de las inclemencias del tiempo y del lugar no propicio, contra viento y marea, han fructificado unas ricas manzanitas (Gracias).