martes, 15 de agosto de 2017

Prevención lavado de dinero en las ONGs

Si eres follower de este sitio, probablemente conocerás mi experiencia en gestión de organizaciones empresariales (asociaciones, federaciones y confederaciones de empresas) y de Fundaciones y otras ONGs. Textos como “Secretaría General”, “Asociaciones y Derechos”, ¡Marchando una de fundaciones! o el explícito “Gestión de Asociaciones” (con vídeo incluido), son buena prueba de ello. Asimismo, en materia de prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, son representativas redacciones como “Se les llena la boca de prevención”, “Blanqueo y secreto profesional”, “La avaricia rompió el saco ilícito”, “De blanqueo va la semana” (que incluía la tercera edición del compendio legislativo) o “En modo formación termino el año”. Pues bien, invitado por Federico (Gracias), he asistido a una webinar sobre Fundaciones, Asociaciones y Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo.

Desgraciadamente, parece ser que estas entidades no sólo son utilizadas para que algunos grupos empresariales presuntamente paguen menos impuestos, desviando gastos de sus cuentas de resultados a la ejecución presupuestaria de la organización de utilidad pública, por no hablar de retiros dorados de presumibles ególatras sin escrúpulos. También son instrumentos para lavar dinero, simulando las otrora “Lavanderías de Al Capone”. En el “Sitio Prevención Blanqueo”, edité el texto “ONGs y Prevención Blanqueo de Capitales”, donde me hacía eco de la Guía que en junio de 2015 publicó el Servicio Ejecutivo de La Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias del Gobierno de España (SEPBLAC), orientando a los organismos que debían velar para que fundaciones y asociaciones no fueran utilizadas para el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo.

Para los que intentamos ser expertos en tareas relacionadas con la prevención del blanqueo de capitales y el cumplimiento normativo (compliance), el SEPBLAC ya nos alertaba en 2015 acerca del potencial abuso de las organizaciones sin ánimo de lucro (ONGs) para fines de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo, ya que las que "pecan", no sólo contribuyen a esas graves actividades criminales, sino que ponen en peligro la reputación del sector ante los donantes y la propia sociedad. Según la Comisión Ejecutiva, “la estrategia de control ha de tener carácter integral”. Igualmente, dado que el amplio universo de entidades hace normalmente impracticable la implantación de un ciclo supervisor, la estrategia de control debe necesariamente basarse en el riesgo (risk-based approach). Si quieres acceder al documento alojado en la web de la Comisión, clickea AQUÍ (Fuente de la imagen: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel