miércoles, 9 de noviembre de 2016

Incontrolable y cuestionable

Todavía queda un trecho para la Navidad y los Reyes Magos y ya se percibe la intensificación de la publicidad de juguetes y regalos de cara a esas fechas. No sé si las campañas de marketing van dirigidas a los padres y madres o a los niños y niñas para que convenzan a los primeros, pero huelo presuntas manipulaciones en algunos anuncios que no me gustan nada. Otra cuestión que observo, y que es objeto del post de esta mañana, es la referente a los canales de comunicación estrella de estos reclamos, que sigue siendo Internet, en detrimento del tradicional catálogo en papel o la propia promoción en la televisión.

Y es que ese continuo machaco a los peques en la Red de Redes, desde técnicas de publicidad que utilizan videojuegos para promocionar productos, hasta promoción de protagonistas diversos anunciando de todo, en algunos casos lleva implícita, también, maniobras promocionales no claras, mediante estrategias marketenianas camufladas en el uso de todo lo digital por parte del público infantil, técnicas cuestionables por su profundo contenido persuasivo-manipulativo, ya que los peques son inexpertos en la distinción entre el señuelo, por un lado, y el contenido pedagógico, didáctico o, simplemente, esparcimiento o juego, por el otro.

¿Y qué pasa con el legislador de mi país? La exigua y cuestionable legislación que regula las estrategias de marketing para los anuncios en Internet dirigidos al público infantil, complica sobremanera la vigilancia de los progenitores de la publicidad que les cuelan subliminalmente a sus hijos e hijas. Téngase en cuenta también el alto nivel de interacción del usuario que conllevan estas promociones digitales, unido a la experiencia, en la mayoría de los casos, privada o íntima, en comparación a los anuncios, por ejemplo, en la tele, más pública o socializable. Así que "incontrolable y cuestionable" marketing digital infantil (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel