lunes, 14 de marzo de 2016

Beneficios de la gamificación

Por textos como ¿Me exprezo? ¿Te has tomado la pastilla?, “Refrigeración mental”, “Risa vs estrés”, “Semana laboral de 4 horas” sabes que, en la medida de las posibilidades, me gusta que lo pasemos bien en el trabajo, disfrutarlo, ser feliz. Asimismo, en la página “Gimnasia” te transcribía una reflexión de Emerson sobre lo que ese poeta y filósofo del siglo XIX entendía por “tener éxito”  y que empezaba por “Reír a menudo y mucho”. Pues bien, este fin de semana he estado leyendo el artículo de John Boitnott en Inc, How to Make Motivation and Improvement More Fun in The Workplace, que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga: “Cómo hacer que la motivación en el lugar de trabajo mejore con la diversión”. Trata sobre los beneficios de la gamificación, que según la web gamificacion.com, consiste en “el empleo de mecánicas de juego en entornos y aplicaciones no lúdicas con el fin de potenciar la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos”, tratándose de ”una nueva y poderosa estrategia para influir y motivar a grupos de personas”.

Creo que para ti y para mí, laborar felizmente hacia un fin, horizonte, meta u objetivo, puede ser a la vez provocador y motivante. En opinión de Boitnott, con el apoyo de herramientas tecnológicas diversas, los colaboradores y colaboradoras pueden regocijarse de un cometido más inspirado, convirtiendo las tareas en divertidas competencias. Según gamificación.com, la eclosión de Internet propicia la creación de comunidades virtuales, por lo que una adecuada implementación de estas técnicas posibilita la transición de la simple conectividad al compromiso (engagement). Apunta John que podemos bajarnos y usar las herramientas de gamificación por nuestra cuenta y usarlas para ayudarnos a alcanzar metas profesionales (incluso personales), de forma que nuestras acciones, procesos, tareas… se impregnen de más provecho de lo que inicialmente habíamos pensado. Finalmente, los profesionales deben localizar ellos mismos modelos de motivación y recompensa, que forjen un trabajo más ameno y un estímulo hacia la mejora continua (fuente de la imagen: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel