viernes, 19 de febrero de 2016

Prelación cardinal

Cierto que en repostería existen recetas de tartas amargas, pero en lo cotidiano no concibo la amargura en una tarta, sino el dulzor. Por similitud, en lo profesional, laboral o empresarial, puede que exista la estrategia sin capacidades, competencias y aptitudes (por ejemplo el hijo de papá que entra en un puesto directivo en una empresa familiar, sin ninguna capacidad que sume valor al negocio), pero lo que aporta una prelación cardinal o excelencia es la correspondencia entre estrategia empresarial, profesional, institucional o laboral y las capacidades, competencias y aptitudes de los sujetos, tanto en lo individual como en lo colectivo o grupal (Fuente de la imagen: pixabay).

Ahora bien ¿De qué capacidades, competencias y aptitudes estamos hablando? ¿A la inteligencia empresarial, institucional, laboral o profesional? ¿A la toma efectiva de decisiones para la consecución de objetivos empresariales? ¿A la utilización óptima de los sistemas de información?... El caso es que pueden existir capacidades, competencias y aptitudes que en unas personas se califican como buenas, dulces, y otras que pueden catalogarse como nocivas o amargas. A continuación te dejo el cortometraje “Aptitudes”, subido a Youtube por burbujafilms, sobre la historia de uno de esos individuos que especialmente son escogidos por sus capacidades, competencias y aptitudes "amargas".

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel