miércoles, 7 de enero de 2015

Punto medio

Si eres follower de este sitio sabrás que no me canso de escribir sobre la #asertividad. Textos como “Comunicación asertiva”, “Asertivos negociadores” o “A vueltas con la asertividad” constituyen prueba de ello. Esta mañana vuelvo a la carga para describirla como una competencia primaria, a caballo entre la #agresividad de un lobo y la #pasividad de una oveja, que es fundamental en el cierre de todo negocio, acuerdo o acto relacional, ya sea en el ámbito profesional, empresarial, institucional, laboral o personal. 

Esa escucha activa actúa como semáforo para saber el cuándo y el cómo de cada paso estratégico previo al cierre definitivo y de no retorno. Si trabajo asertivamente sabré diferenciar entre intereses (lo que puedo intercambiar) y objetivos (lo que pretendo conseguir), tanto los que me competen como los de mi interlocutor, contraparte o contrario (Fuente de la imagen: rsv y elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel