jueves, 9 de octubre de 2014

La vieja estafa piramidal

En esta semana he leído y escuchado avances en el proceso judicial de Fórum Filatélico y Afinsa. Los medios de comunicación (El Mundo, El País, ABC, …) apuntan el resultado de los distintos procedimientos abiertos, fianza para los responsables de Forum y condenas a gestores de Afinsa. Parece que se acerca el final del calvario de los afectados, porque la herida (el desfalco en sus economías) quedará abierta por bastante tiempo más.Traigo a colación esta información porque desde el año 2006 he tratado en el blog estos sensibles temas. Textos como ¡Ponga un sello en su vida! ¿Un nuevo SOFICO?Que me lo expliquen” o “El calvario de los sellos” recogen mis reflexiones y tristezas sobre el referente. 

A título indicativo y no excluyente, en “Decisiones imprudentes” te refería el pensamiento de Donald D. Rugg (reconocido experto en fondos de inversión y otros productos financieros), que en el ya lejano año 1986 expresaba en el libro “Fondos de inversión”[1] que existen nueve razones principales por las cuales los inversores, en especial los pequeños, toman con frecuencia decisiones imprudentes: 1. no logran desarrollar una estrategia acertada; 2. asumen riesgos excesivos o insuficientes; 3. hacen una mala selección de sus inversiones; 4. no escogen el momento oportuno para actuar; 5. la diversificación de sus inversiones no es adecuada; 6. pagan altos costes de transacción; 7. tienen malos asesores; 8. no logran controlar sus emociones, en especial la avaricia y el temor; 9. pagan demasiados impuestos.

Casi treinta años después (reiterándote lo escrito en el post de 2006), la mayoría de estas razones siguen estando de rabiosa actualidad. El pequeño y típico inversor no dispone de los conocimientos, el tiempo o el deseo necesarios para evitar caer en tales errores. Mi tía, mi hermano, mi suegra, mi cuñado, etc. tiene unos ahorrillos y se cree la historia de la multiplicación de los panes y los peces y del rédito fácil que he contado (o chantajeo emocionalmente a mis personas mayores). Yo, el sabelotodo aprendiz de financiero (o de economista, o de administrativo, o de mando intermedio, mercantil, etc.) en mi ámbito social de actuación administro o asesoro colateralmente, sin responsabilidad y sin preparación (o con una cara muy dura), ingentes capitales; ésta puede ser una de las muchas formas de iniciar una vez más la vieja historia piramidal (Fuente de la imagen: sxc y elaboración propia).

[1] Donald D. Rugg. “Fondos de Inversión”. Edit. Tibidabo-Economía. 1986.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel