viernes, 29 de agosto de 2014

Atracción y disponibilidad

El magnetismo es un fenómeno físico por el cual los objetos ejercen fuerzas de atracción o repulsión sobre otros materiales. Algunos materiales conocidos han presentado propiedades magnéticas detectables fácilmente como el níquel, hierro, cobalto y sus aleaciones que comúnmente se llaman imanes, pero realmente todos los materiales son influidos, de mayor o menor forma, por la presencia de un campo magnético (Fuente: Wikipedia). Invitado por Ramos y Antonio (Gracias), la tarde de ayer la pasé escuchando sobre las personalidades magnéticas. Mientras atendía las disertaciones acerca de esos perfiles, recordé las biografías de Nietzsche, Einstein y tantas otras personalidades. A pie de post te dejo la película “Einstein”, de la Radiotelevisión Italiana (RAI), subida a Youtube por Isis de la cruz, por si quieres visualizarla en estos días.

Hace unos años, Ivan Misner escribía en Entrepreneur, “Develop a Magnetic Personality[1], que existen dos dispositivos ineludibles para disponer de una personalidad magnética: la capacidad de atracción de personas y el grado por el cual esas personas perciben la habilidad en las relaciones y la disposición hacia los demás por parte de uno mismo. Para Andrew DuBrin[2] poseer magnetismo es decisivo para conseguir la felicidad, tanto personal como profesional. Por otro lado, una persona magnética es alguien encantador, cautivador, inspirador, que llama la atención y se gana el afecto y el respeto de quienes le rodean. Si puedes, aprovecha este último fin de semana de agosto para recargar pilas de cara a septiembre (Fuente de la imagen: sxc.hu).

[1] Página consulta por última vez el 29 de agosto de 2014.
[2] DuBrin, Andrew. “Personal Magnetism: Discover Your Own Charisma and Learn to Charm, Inspire, and Influence Others”.  Amacon. 1997. Amazon.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel