miércoles, 25 de junio de 2014

¿Quiénes son los antisistema?

Índice Percepción Corrupción 2013. Fuente: Transparencia Internacional
El principio de legalidad en España se reconoce en el artículo 9.3 de la Constitución Española (CE), al establecer que “La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos”. Implica que todos los ciudadanos y poderes públicos sin distinción se encuentran sometidos a la ley, es decir, ésta obliga a todos por igual. El sometimiento que tiene la Administración al derecho es pleno, es decir, a la totalidad del ordenamiento jurídico. Las Administraciones Públicas no pueden hacer nada al margen del derecho porque toda su actuación está reglamentada y sometida a pautas de comportamiento aunque, claro, ahora constatamos lo que era un secreto a voces, que los órganos de control, como el Tribunal de Cuentas, sólo sirven para enchufismo y clientelismo.

Leo noticias como la del Tribunal de Cuentas (“Los lazos de parentesco en el Tribunal de Cuentas alcanzan a 100 empleados” El País) o la pensión vía SICAV de los eurodiputados (“Un número indeterminado de eurodiputados mantiene un fondo de pensiones en Luxemburgo con una sicav” Infolibre), ejemplo de algunas de las miserias que conforman la punta de del iceberg de podredumbre a base de prevaricación, cohecho y corruptela, instalado en mi país (España, para más señas) y me pregunto por qué se les llama “antisistema” a los llamados partidos presuntamente extremistas, tanto conservadores - extrema derecha - como progresistas - extrema izquierda – (olvidando que han sido votados por millones de españoles y españolas desencantados, aceptan las reglas del juego democrático y no hacen otra cosa que denunciar las miserias cocinadas por los trasnochados partidos que se alternan en el poder), en vez de colgar el calificativo "antisistema" a esos grupos de individuos que todo el día tienen la palabra “patria”, “ajustes”, “monarquía”, … en la boca y cuentas en Suiza engordadas a base de extorsión, corrupción y todo lo que se te ocurra; o esos otros que se les llena la embocadura de “derechos”, “igualdad”, “república”, … y forran sus chaquetas de pana a base de puertas giratorias, chanchullos en la formación, EREs o europensiones, dinamitando desde dentro los unos y los otros el sistema que tanto les costó construir a los que tan generosamente cedieron hace unas décadas por bien de un futuro distinto. Así que ¿Quiénes son los verdaderos antisistema?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel