martes, 8 de abril de 2014

Y nos recetan dieta

Ayer, mientras veía el viral de Amaral titulado "Ratonera" (y nos recetan dieta), que si aún no lo has visualizado y quieres verlo, clickea AQUÍ, todavía no sé por qué me acordé, casi a la vez, de dos trabajos que había hojeado tiempo atrás. El primero, más reciente, es un ensayo, de rabiosa actualidad, de D. Miguel de Unamuno, publicado en 1894 bajo el título “Sobre el marasmo actual de España”, transcrito en el artículo de Pérez Reverté (y nos receta dieta) “Unamuneando”, editado en XLSemanal. No tiene desperdicio. Transcribo un párrafo, al azar: “Es cada día mayor la ignorancia. Sobre esta miseria espiritual se extiende el pólipo político. En una politiquilla al menudeo suplanta la ingeniosidad al saber sólido. La pequeñez de la política extiende su virus por todas las demás expansiones del alma nacional. Los viejos partidos, amojamados en su ordenancismo de corteza, se arrastran desecados. Sudan los más populares por organizar almas hueras de ideas, hacer formas donde no hay substancia, cohesionar átomos incoherentes. Y nos recetan dieta.”

Ahora que lo pienso, tal vez por el tema de los virales y la dependencia cada vez más intensa y preocupante hacia todo lo que sucede virtualmente (y nos recetan dieta), el segundo texto que rememoré fue una investigación publicada hace unos meses en TIME, “Your Wireless Life: Results of TIME's Mobility Poll”, a la que llegué vía INC “You Need a Digital Detox (Trust Me)”, que tampoco tiene desperdicio y que, por resaltar, traduzco con mi inglés de los Montes de Málaga el hecho que con solamente mirar un smartphone limitamos la interacción con terceros, impidiendo la proliferación de relaciones conurbanas y honestas, al tiempo que los pocos contactos que persisten se vuelven condicionales e intolerantes. Según Nancy Gibbs, asoma un nuevo hábito “caminar smartphone”, es decir, ese lánguido vagabundeo por la calle, disipado en la plática telefónica sin prestar atención al camino que nuestro cuerpo transita. Termina el articulista criticando la multitarea, tan en boca de algunos gurús de los recursos humanos de mi ámbito territorial de actuación (y nos recetan dieta), sobre la que ya se escribió en este sitio hace unos días (Primero lo primero), en el sentido que menoscaba la concentración mental así como la reflexión creativa (Fuente de la imagen: post "Como los cangrejos").

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel