martes, 3 de diciembre de 2013

Mondo lirondo

En el post “Frondoso árbol”, te comentaba mis intentos por esquematizar ocho temas introductorios de Derecho Procesal en una cara de folio a requerimiento del profesor, Tomás.  Ayer, me acordé de esa experiencia, cuando escuchaba a Juan charlar sobre la importancia de lo sencillo, básico, escueto, vulgarmente a lo mondo lirondo, para alcanzar la disposición y la responsabilidad en la acción competitiva bien realizada.

Uno, dos, tres a lo sumo, compromisos significativos o trascendentales, que se entiendan y se asuman por las, a priori, dignas personas congregadas, bastarán para consolidar una fructífera relación profesional hasta el final o si se tambalea, ningunea o se incumple por algunos de los presuntos unidos por el lazo de la magnanimidad, se constatará la certificación de que lo que no puede ser, no puede ser (instantánea de un cuadro de A. Repiso; fuente: elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel