martes, 20 de agosto de 2013

Parásitos

Ya está empezando a ser costumbre esto de llegar tarde a la cita, pero nuevamente trasnoché ayer en la feria, charlando con Paco, Ildefonso, Curro, Guillermo… de lo divino y lo humano de la Educación en mi país, del buen verano turístico y de los presuntos brotes verdes en Marbella (te recuerdo que en ese término municipal fue donde hace siete u ocho años empezó la crisis, con la gangrena de la corrupción inmobiliaria ya imbricada en el tejido económico, político y social). 

También, me he deleitado previamente con el artículo de A. Bustillo en Expansión, “Cómo detectar al parásito de la oficina[1], donde el autor, después de transcribir la definición del concepto “parásito” del diccionario, desgrana al trepa, al mandón, al medallista, al agobiado, al despreocupado, al seductor y al depredador. 

La lectura me ha recordado el post¡Ay! La mosquita muerta[2], editado hace ahora dos años y pico en este mismo sitio. ¡Ay! esa persona de ánimo o genio apagado, pero que no pierde la ocasión de su provecho. Un peligroso parásito que parece resumen de todos los descritos hoy por Bustillo (Fuente de la imagen: sxc.hu).
___________________________
[1] Bustillo, A. Cómo detectar al parásito de la oficina. Expansión. 2013. Sitio visitado el 20/08/2013.
[2] Velasco Carretero, Manuel. ¡Ay! La mosquita muerta. 2011. Sitio visitado el 20/08/2013.