viernes, 12 de julio de 2013

Alegre, dinámico, proactivo

Si me sigues desde hace tiempo, sabrás que respeto bastante la labor comercial a todos los niveles del organigrama, llegando a pensar que toda persona perteneciente a la organización, con su trabajo, su actitud o enfoque anímico está vendiendo, o dejando de vender, el proyecto, servicio, producto, empresa, …, en el que se encuentra integrado o participa, con independencia que se encuentre laborando en la sala de máquinas, el almacén del carbón o sirviendo copas en la proa.

Ayer estuve con José Luis, durante mucho tiempo mando intermedio en una estructura eminentemente comercial y desde principios de año promocionado a responsable o directivo de toda la división. Al igual que el que te escribe, empezó muy joven trabajando en la bodega de una bodega y, posteriormente, sirviendo copas en un bar. De ahí pasó a realizar un sinfín de trabajos relacionados con la venta de productos de lo más variados. Hasta hoy. A su cargo una fuerza comercial de treinta y dos personas. 

Lo que sobresale de este comercial hasta la médula es el enfoque alegre, dinámico, proactivo con su gente y con los clientes, intentando ayudar a que cada miembro del equipo consiga el cupo asignado. Me dice que la consecución del objetivo de un recién llegado es una de las alegrías más grandes que disfruta. Poco a poco, sin prisas pero sin pausas, va incrementando las expectativas a su personal. 

¿Qué pasa cuando el listillo de turno se va de rositas? Le pregunté. "Rara vez sucede, pero cuando se detecta, hay que seguir siendo positivo y ayudar al susodicho a lograr otra ocupación, oficio o profesión", contestó.  Gracias, José Luis, por tu tiempo y por la clase que me has dado (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel