viernes, 1 de marzo de 2013

Al son de la Vida

En algún post de este blog te escribí que mi extinto profesor de Químicas del instituto, al que apodábamos “Falconeti”, me llegó a decir que se sorprendía de mi perfil: al tiempo decía una presunta genialidad y al momento estaba rebuznando una chorrada (Gracias, querido profesor, por tu tiempo y consideración). Y con mejor o distinta suerte, así camino por la vida profesional, bailando al son que toca en cada momento. 

Hasta hace un tiempo costaba hacerse un hueco en la cuestión empresarial o laboral, debido a que las consultoras de selección y las empresas en general, preferían personas supuestamente equilibradas, que se decían de ellas que tenían la cabeza en su sitio, aunque luego en algunos casos se demostraba que la testa de muchos de estos individuos estaba en los pies, por no decir que regentaban un culo por cabeza (por ejemplo: a los generadores de esta crisis que nos ahoga me remito).

Pero ayer, mientras me caía una nevada de órdago en Puerto Lápice, entre copo y copo aterrizando en el parabrisas, reflexionaba que de un tiempo a esta parte, parece como si las empresas y los especialistas en recursos humanos o headhunters, hubieran cambiado de estrategia y se encontraran ansiosos de esos perfiles alocados, antisistemas, desasaptados, con el paso cambiado o bailando al son de la Vida, diría. Si puedes recarga pilas en este fin de semana y prepárate para enfocar marzo con ánimo y energía (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel