lunes, 19 de noviembre de 2012

Quimérica fábula

Terminó el fin de semana pasado por agua que hemos soportado en mi ámbito territorial de actuación, Málaga (España). Lo he aprovechado para ver películas en familia (ver post "Tarde de cine") y terminarme algunos libros de esos que sus autores o los editores catalogan de auto ayuda. No estoy de acuerdo con esa clasificación: todos los libros ayudan o no, depende de qué y de quién.

En fin. Enfocamos el segundo semestre de este noviembre, que se me está pasando rapidísimo, queriendo trasladarte la quimérica fábula a la que le dimos vueltas ayer por la tarde: 
"Si tengo una gran iluminación acerca de un proyecto empresarial o profesional, el triunfo llegará solo"
Falso. Por muy buena que sea la concepción, la idea, importa un pimiento si no sé darle forma y encarrilarla. Evidentemente, también tengo que estar súper motivado, pero aún así no es suficiente.

Salvo excepciones, hoy necesito saber cómo se debe ejecutar, contar con un grupo de gente competitiva y competente que crea en el proyecto, plan de inversión, desarrollo económico, … y un poco de suerte. 

El dibujo es de un peque de ocho años. Que esta semana te sea proactiva en lo laboral, profesional, empresarial o institucional, según te venga bien.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel