jueves, 23 de agosto de 2012

¿Cuatro o cuatro mil?

Por el post Networking, conoces mi opinión acerca de las redes sociales profesionales virtuales. 

La semana pasada, en el entorno de la feria de Málaga, mantuve varias conversaciones sobre esta materia y los beneficios y riesgos de Internet. 

Ayer, un contacto real me contaba ilusionado por teléfono, que por fin se había creado su perfil en Facebook y que disponía de “cuatro contactos virtuales”, todo un récord para él. 

¡Enhorabuena!, le dije muy sinceramente.

Sigo pensando que este tipo de redes, son un complemento de las relaciones digamos “tradicionales” y que los beneficios superan los perjuicios o riesgos, siempre y cuando practiques determinadas reglas no escritas, que en el post referenciado insinúo algunas de ellas.

Lo ideal es integrarte y participar antes que verdaderamente las necesites, pero, claro, cuando el tiempo apremia se ve uno abocado a crear aprisa y corriendo el perfil virtual y sin planificar intentar zambullirse, con el riesgo de que ese primer perfil se ahogue o, lo que es peor, que la imagen real se perjudique por el desastre generado por la virtual.

De acuerdo. Contactar con otros perfiles no tiene que ser fácil, sobre todo si sabes lo que quieres conseguir y el contorno en el que te quieres integrar vía contactos. 

Lo que está claro es que si te lo propones, puedes crear una red. 

Disfruto de contactos virtuales que disponen de redes de cinco o diez perfiles, telaraña pequeña, y otros con más de mil, macrored. 

Tan respetable puede ser un entrelazado de cuatro miembros como uno de cuatro mil. 

Reitero que todo depende de los fines y objetivos que se pretendan conseguir y de cómo se gestione la interrelación, donde conceptos como pasividad, latencia, basura y, sobre todo, mentira no tienen cabida.

(Fuente de las imágenes: sxc.hu). 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel