sábado, 9 de junio de 2012

Los peligros del sofaing

Ayer, me comentaba un contacto que estaba deseando que llegara el periodo de vacaciones.

-        ¿Qué vas a hacer? - Pregunté.
-        No voy a hacer nada, salvo ser un componente más del sofá – Respondió.
-        ¿Y en el trabajo cómo te va? - Seguí preguntando.
-        Fatal -  Sentenció
-        Entonces tienes un problema – Rematé.

Si sueñas con los días de descanso para hacer sofaing, estás malvendido, desgastado, desazonado, en una palabra: chamuscado.

¿Por qué? Porque el descanso prolongado que proporciona unos días de vacaciones, no debe utilizarse en languidecer en un sofá, salvo que estés francamente mal, en cuyo caso tienes un grave problema, que huele a quemado.

Si lo sigues pensando, entonces necesitas urgentemente algo distinto, innovador en tu vida, que posibilite el necesario cambio al que estás obligado.

Así que ya sabes, haz algo, aunque sea cambiar de sofá a través de Internet (fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel