martes, 6 de septiembre de 2011

Una historia alucinante

Antes de nada, felicitar a la contacto Milagros, por su agotada guía para una optimización de la justificación económica de los cursos de formación para el empleo en Andalucía. Aunque he colaborado en el trabajo, todo el mérito es para ella. Ahora a elaborar la segunda edición. A su disposición estoy si la agenda lo permite. Mi reconocimiento a un camino de ética, formalidad, decencia, sincera profesionalidad.

Lleva en sus espaldas más de diecisiete primaveras en esto de la contabilidad, justificación y verificación de ayudas y subvenciones. Empezó de directora financiera en Cecap Andalucía Facep, allá por 1994, y el año pasado se curró bien la nueva normativa con trabajos en toda la comunidad, asesorándome en las distintas ponencias que impartí sobre la materia (ver post “Justificación cursos FPE” o “Poñente”).

Y ya, entrando en faena, ayer me decía la contacto Mamen que a ver si era más optimista en la redacción de los textos. Le trasladé que es lo que la mente quería parir cada día, la mayoría en el repunte del alba. Que unas veces el post sale mejor que otras, dependiendo de las musas y de los gustos de los sufr.., perdón, de los lectores (omito “sufridores”). Por lo demás, lo mismo que la cara es el espejo del alma, en cierta manera, las notas diarias reflejan mi ánimo matutino. Por otro lado, ya me gustaría poder contar cada día una historia alucinante, que nos animara.

No obstante, llevo un tiempo mordiéndome la lengua para no entrar al trapo y escribir desahogos innecesarios sobre la sarta de presuntas tonterías, por no decir locuras, de los políticos europeos y de los mercados. Atrás quedaron los años 2006, 2007 y 2008, donde un día tras otro comentaba las noticias y expresaba mi parecer sobre lo que se nos venía encima. Ahí están los posts publicados.

Mamen, optimismo con los pies en el suelo o pesimismo realista, como prefieras. Necesitamos esperanza, contentamiento, aliento, ..., pero sabiendo dónde estamos.  Y nos encontramos en un hoyo bastante profundo.

Pero, bueno, para que veas que quiero sumar, no restar, te dejo el vídeo doméstico, realizado por un peque de siete años, entorno a la “historia alucinante” del ratoncito Pérez.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel