martes, 30 de agosto de 2011

El poder del buen rollo

Como me comprometí en el post “De parques, parking y comida”, te dejo otro vídeo, éste con unas instantáneas del Oceanografic.

Lo percibí amigo de sus amigos, que quería pasarlo bien en esa celda blindada y que era un excelente miembro del imperceptible equipo formado por él, los suyos y los cuidadores y cuidadoras.
 
Este ser parece humano, pero no lo es.

Por su mirada, percibo que es distinto, mejor que la mayoría, por no decir todas, de las personas que día a día observa a través del duro cristal.

En relación al post “Emprender juntos”, me remite Antón link al artículo de The Economist “Rhythm and blues” (Gracias), con la historia del bote azul (blue boat), de la Universidad de Cambridge.

Después de escrutar el texto, la conclusión es que con buen rollo, amistad, entre los integrantes de un equipo, proyecto, negocio o empresa, se rinde más y mejor.

Sí, Antón, era de cajón, pero tiene que ser un examen, aplicación y reflexión realizada por colaboradores de Cambridge, para certificar lo que algunos sabíamos desde hace tiempo.
 
Me alegro por ello.  Es lo que intento día a día con los distintos equipos en los que tengo la oportunidad de colaborar y coordinar.

No es fácil, todo lo contrario.

Cada uno es de su padre y de su madre, con muchas cosas buenas y un saquito de inseguridades, agendas ocultas y contrariedades que hay que ir entendiendo, aprehendiendo, reduciendo y, lo que no se pueda limar, integrarlo y asumirlo por los demás.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel