sábado, 23 de abril de 2011

Espíritu emprendedor

¡Uf! Leo los periódicos en Internet y sigo percibiendo un panorama económico y político chungo. Hace un año, me decía una persona que respeto que, basándose en la cuenta de la vieja, Grecia no podría asumir el plan de pagos. Así parece que es.

La sensible situación de esta crisis sin precedente nos obliga a ser realistas en el vislumbrar del camino por el que tenemos que vagabundear, como mínimo en la próxima década.

¿Quiénes pueden darle la vuelta a esta tortilla?

No se me ocurre otra respuesta que Tú y Yo, es decir, el espíritu del individual emprendedor/a, empresario/a, trabajador/a, en la definición genérica del término.

Nuestro coraje, esfuerzo, osadía, ánimo, moralidad, austeridad, integridad, conciencia, entereza, …, configura la única tabla de salvación.

Debemos pasar de los macro y micro cantamañanas, del paisaje desolador que dibujan sus palabras, acciones y no acciones, y coger el toro por los cuernos, escrutando distintas contingencias y oportunidades.

Dicen las crónicas, que en épocas de infortunio, desgracia, fatalidad, ese espíritu de emprendimiento arraiga con más fuerza en las personas decentes. Que nuestros cuerpos y mentes sean la tierra y el abono para que ese talento germine y crezca (foto de imagenes.gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel