miércoles, 13 de abril de 2011

Emocionado aprendiz

Más de una práctica voy a necesitar para ser aspirante a venenciador.

Ayer, por la mañana, estuvimos trabajando este arte, tutorizados por la contacto y experta Sandra.

Extraíamos vino del imaginario barril, elevando la venencia sobre nuestras azoteas.

Una vez suspendida en la mente, el grácil recipiente dejaba trasegar el vino, cortando el aire cual jabalina experta.

Después, enfilaba el fino manantial la boca del catavino, no sin antes quedarse un valioso e insignificante instante en vilo, jugando con el aura del emocionado aprendiz a diestro en la varilla.

Te dejo una foto con un momento de la práctica.

Si quieres más, pincha AQUÍ y accede al reportaje colgado en Facebook.

Si quieres ver el vídeo de las prácticas, AQUÍ.

En suma, una mañana bien aprovechada y con las pilas recargadas, que me permitió afrontar la densa tarde desde una óptica más positiva.

2 comentarios :

  1. Bonita foto. Y difícil arte, por lo que veo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, por la visita y la invitación del medio día.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel