sábado, 2 de abril de 2011

Ataque de nervios final

Ayer, después de impartir las clases en la Escuela de Emprendedores de Asland en el Parque Tecnológico de Málaga, había quedado a tomar café con unos contactos, colaboradores de otra entidad ubicada en el mismo parque. Relativamente perplejo me quedé cuando me comentaron lo agotado que estaban. Llevaban más de dos años, desde que comenzó esta crisis que nos acucia, arrimando el hombro, mientras, según ellos, los mandos superiores se aferraban a sus puestos utilizando mil y una artimañas.

Sí, aportando su sudor a fuerza de congelación cuando no bajada de retribuciones, incremento de las horas, asunción de más tareas de puestos no cubiertos, más responsabilidades, continuas presiones, desorientaciones, debilidades y salidas de tono del ala noble de su organización, etc. En síntesis, cerca del cincuenta por ciento de más trabajo, asumido por interés de la entidad empresarial con la emoción inicial de ayudar a salvar ese proyecto en el que colaboran, pero que ahora, largo tiempo después, parece que son los únicos que se sacrifican.

Poco a poco empieza a cundir el desánimo, al percibir que sus direcciones generales de áreas no valoran ese plus, a la par que se sienten ninguneados. Están al borde de un ataque de nervios final. No pueden seguir manteniendo esa situación. ¿Qué va a pasar (si no está pasando ya)? La aparición del absentismo laboral y la desilusión total, la desaparición de la confianza y la fidelidad hacia la institución y la búsqueda de otro empleo por parte de los colaboradores esenciales, con el consiguiente desastre en todos los sentidos. 

¿Qué debe hacer el number one? Tal vez te escriba mi parecer más adelante. Solo decirte que como no coja el toro por los cuernos ya, difícil solución tendrá en un futuro. Te dejo una foto realizada anoche,en el centro de Málaga (España).

2 comentarios :

  1. Estoy totalmente de acuerdo con el comentario, me identifico totalmente con esas personas, porque en mi caso está pasando lo mismo, aunque la empresa sea de otro sector.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, ANVALAR, por la visita y aportación.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel