miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cara a cara

Después de casi poner el almanaque de tareas pendientes al día en este puente y de programar lo que queda del año, me doy cuenta de lo difícil de conciliar la agenda con algunos de mis contactos profesionales, teniendo que recurrir al correo electrónico para tratar temas que demandan un trato más directo, un cara a cara.

No me malinterpretes. Me gusta utilizar el e.mail para trasladar al interlocutor cuestiones básicas, sencillas, claras, pero no para temas que demandan un análisis más profundo y donde la redacción utilizada puede dar al traste con lo que realmente pretendes comunicar.

Hay personas que parece que se sienten a gusto con este sistema y les da pavor el necesario cara a cara, manejando este recurso para comunicaciones que suplican un diálogo presencial y forjando contextos que van desde lo ridículo o grotesco hasta lo turbador o tétrico (dibujo de imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel