domingo, 21 de noviembre de 2010

Otro gallo cantaría

Ante las tonterías, ligerezas e inconsciencias observadas, a veces puedes llegar a preguntarte ¿Por qué ese directivo está en determinado puesto? ¿Qué capacidades, actitudes, aptitudes, experiencia, formación… se le valoró para promocionarlo o contratarlo? Probablemente, si los responsables de la valoración o selección hubieran evaluado en profundidad, ampliado la búsqueda, comparar historiales con historiales, evitar los prejuicios… Otro gallo cantaría en el despacho ocupado por el inepto.

Parece que existen empresas donde es común la dificultad de contratar individuos válidos y cuando tienen la suerte de cruzarse con personas competentes, el incompetente los aburre y los anula. Las nuevas incorporaciones pican billete en cuanto se dan cuenta de la situación y tienen la oportunidad de poner tierra de por medio. Mientras, el torpe sigue cargándose todo lo bueno de la institución, labrado en épocas pasadas a base de sudor y oportunidad (dibujo de imagenes-gratis.com).Imagen incorporada posteriormente; fuente: pixabay.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel