jueves, 25 de noviembre de 2010

¿Cerrar o enterrar?

En esta tormenta económica ¿cuándo debemos dejar de seguir perdiendo dinero en un proyecto y cerrarlo?  Puede llegar el momento en que la pregunta ¿Cerrar o no cerrar? se sutituya por ¿Cerrar o enterrar?. He ahí la cuestión.

Jennifer Wang en Entrepreneur, “Ask a Pro: Closing Time”, escribe que es un tema peliagudo en esta época en el que tantos bregan en el día a día por mantener a flote sus negocios.

En líneas generales, cuando llegan los resultados negativos, el directivo o empresario tiende a ser optimista y piensa que es cuestión de tiempo el que la tendencia cambie, por lo que se pertrecha en la barricada a la espera de que lleguen tiempos mejores.

Otros, son más peligrosos y, simplemente, no aceptan los datos rojos, aunque las reiteradas cuentas de resultados de sus empresas o participadas cantan desde hace tiempo lo ineptos que son y la necesidad de una reestructuración brutal o un cierre definitivo.

El caso es que hay que ser sincero con uno mismo y tener los pies en el suelo, interpretando adecuadamente el sinfín de señales que nos dicen lo comprometido de mantener las improductivas actividades empresariales y que cada día que pase se multiplica el capital que se pierde o el grado de endeudamiento que no se va a poder devolver (dibujo de imagenes-gratis.net).

3 comentarios :

  1. No siempre el que una empresa dé perdidas es síntoma de ineptitud de quienes la rigen, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Y hay veces que directivos se sumergen en actividades de las cuales no tienen ni idea y por tanto no son conscientes de que esas empresas jamás darán beneficio. Hay que ser muy cauto con que se cierra o se entierra ya no es lo mismo cerrar una panadería que una "institución".
    Arturo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Arturo, por la aportación.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel