martes, 29 de junio de 2010

Tecno-austeridad

Hablando del volante simple del Ferrari de Fernando Alonso (que para nada le sirve, vista su clasificación en el Mundial), en comparación con el que tenía Shumacher en su etapa en la escudería del Cabalino Rampante, todo lleno de botones (por lo visto el káiser es un forofo de la tecnología), desvariamos en la conversación hacia lo complicado y lo simple en la informática. Por ejemplo, a estas alturas del nuevo milenio, para teclear la “@” en los teclados de muchos ordenadores, todavía hay que pulsar simultáneamente “Alt Gr”. La importancia de lo sencillo, de lo austero. 

En The economist, “In praise of techno-austerity”, hace unas semanas se escribía sobre este tema. Parece que los tecnólogos vuelven a lo sencillo, debido a que los consumidores lo prefieren y que funcione bien. Caso de Apple, simplicidad, en comparación con Microsoft, comanditis. Una referencia del artículo me recordó cuando una tía de mi padre me regaló la primera y única máquina de escribir que disfruté, una Olivetti Lettera 32, mediados de la década de los setenta del siglo pasado, con la que intenté aprender a escribir a máquina de forma autodidacta. 

Hoy pienso en la sencillez del teclado, sin el súper manojo de funcionalidades actual. Sin tantos comandos se reduce la posibilidad de entretenerse con las musarañas y, tal vez, sea un buen remedio para luchar contra la baja productividad que nos acucia. Arriba la “tecno-austeridad”. Te dejo un vídeo, subido a Youtube por ristoneus, con unas especificaciones de la antigua máquina de escribir.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel