sábado, 27 de marzo de 2010

Cinturón apretado

El continuo recorte de gasto consecuencia de la crisis, ese perenne apretado de cinturón, empuja a los colaboradores a trabajar más con menos recursos, acrecentando el riesgo a errores, enfermedades, baja productividad y aparición del estrés. Si a esta situación se une que el directivo no piensa que el panorama vaya a cambiar, los colaboradores perciben esa sensación y se reduce la posibilidad de que realmente lleguen mejores tiempos, con los efectos colaterales de aparición del miedo y bajada brutal de la eficiencia (imagen de clipboom.es).

2 comentarios :

  1. Anónimo27/3/10 9:24

    ... y así se cierra el bucle de la inoperancia activa.Es posible que la crisis la traiga otro, pero lo que yo hago con ella es una decisíón que sólo me corresponde a mi... si no tomo esta decisión (si no sé tomarla), otros lo harán en mi lugar y el resultado no será necesariamente el que yo esperaba.
    Se me revela imprescindible despertar la "consciencia operativa" para guiar cada una de las decisones que debemos tomar ante la dificultad...en ello andamos (no sin dificultad)
    un abrazo Manuel.
    Paco

    ResponderEliminar
  2. Interesente. Gracias, Paco, por la aportaci�n.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel