miércoles, 27 de diciembre de 2006

Los 33 reyes reparadores

¡Uf! El atasco en el centro de Málaga ha sido monumental. 

Pido a los Reyes Magos una actividad profesional el año que viene en el Parque Tecnológico, aunque sean sólo unos días a la semana, porque mis nervios no sé si aguantarán tanto desenfreno automovilístico y urbanizador (con las obras del Metro y resto de construcciones en marcha). 

No hace falta que ninguna escuela de negocio lo investigue con dinero público: la de horas de descanso y de productividad que se pierden. 

Menos mal que ahora, en la sobremesa y con mi querubín, actúa de sedante la lectura del libro Los 33 Reyes Magos, de Idígoras y Pachi (les elaboré hace unos años un plan de negocio para su editorial que no sé si se aplicó ). 

Hemos puesto el punto de lectura, obsequio de Aldeas Infantiles SOS, en el Rey Hilario, que es coleccionista de mariposas. 

Y a dormir la siesta reparadora. Mañana escribiré sobre las redes sociales y la delincuencia, porque hoy mi cafetera va muy lenta.