domingo, 26 de mayo de 2019

Tareas pendientes del EEE en su aniversario

El Espacio Económico Europeo (EEE), que entró en vigor el 1 de enero de 1994, reúne a los Estados miembros de la UE y a tres de los cuatro Estados de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), Islandia, Liechtenstein y Noruega, en un mercado interior regulado por las mismas normas básicas. La finalidad de estas normas es posibilitar la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas en todo el EEE en un entorno abierto y competitivo. Constituido en el mismo año, el Comité Consultivo del Espacio Económico Europeo (CC-EEE), que representa a los empleadores, trabajadores y otros actores de la sociedad civil de los estados miembros del Espacio Económico Europeo (EEA), forma parte del Acuerdo[1]

Por lo anterior, estamos de 25º aniversario del EEE, siendo el tema principal de la reciente reunión del CE-EEE, donde se insistió en la importancia de completar el mercado interno y tener en cuenta su dimensión social. Los miembros del CC-EEE aprobaron una resolución en la que se hace un balance de los progresos realizados desde la entrada en vigor del EEE, aceptándose que el mercado interno ha tenido un efecto positivo, con beneficios económicos que representan aproximadamente el 8,5% del PIB de la Unión Europea. Sin embargo, según el informe aprobado por el Comité Consultivo del EEE, la integración en el mercado interno aún está lejos de alcanzar su potencial, especialmente en el campo de los servicios[2]

Igualmente importante es el desarrollo de la dimensión social del mercado interior, ya que el crecimiento económico no es suficiente si solo llega al 1% de la población, y lo mismo ocurre con la sostenibilidad. El Acuerdo EEE contiene una legislación importante en el ámbito del derecho laboral, los derechos de los trabajadores, la salud y la seguridad en el trabajo y la lucha contra la discriminación. La dimensión social del acuerdo recibió un enfoque renovado a través del Pilar Europeo de Derechos Sociales, cuyo objetivo es garantizar la igualdad de oportunidades y el acceso al mercado laboral, las condiciones de trabajo justas y la protección e inclusión social. 

El CC-EEE también aprobó un informe y una resolución sobre la Autoridad Laboral Europea (ELA)3], acogiendo con satisfacción su creación y puesta en marcha, que estará en funcionamiento en 2019 y alcanzará su plena capacidad operativa en 2023, pero exige una financiación y una dotación de personal adecuadas así como una plena aplicación de la legislación laboral del EEE, reconociendo el beneficio económico de un mercado laboral integrado y solicitando a ELA que garantice una movilidad justa dentro de los Estados miembros del EEE al tiempo que facilita la participación de los interlocutores sociales, tanto de la UE como de la AELC. Fuente de la información: EEE. Fuente de la imagen: geralt en pixabay. 
__________________________
[1] Art. 96 del Acuerdo sobre el EEE. 
[2] Que representan alrededor del 75% del PIB en la UE, mientras que solo lo hacen en torno a 25% del comercio en el mercado interior. 
[3] La Autoridad Laboral Europea (ELA) fue anunciada en septiembre de 2017 por el presidente Juncker en su discurso sobre el Estado de la Unión Europea de 2017 para garantizar que las normas de la UE sobre movilidad laboral se apliquen de manera justa, simple y efectiva. Tras las consultas y una evaluación de impacto , se presentó una propuesta legislativa el 13 de marzo de 2018. La Comisión, el Parlamento y el Consejo alcanzaron un acuerdo provisional sobre la propuesta en febrero de 2019. La Autoridad debería estar en funcionamiento en 2019 y alcanzar su plena capacidad operativa en 2023. Esta propuesta también forma parte del despliegue del Pilar Europeo de los Derechos Sociales.