viernes, 12 de octubre de 2018

Bioeconomía sostenible y circular

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), define la bioeconomía como la producción basada en el conocimiento y la utilización de recursos biológicos, procesos y métodos biológicos para proporcionar bienes y servicios de forma sostenible en todos los sectores económicos. Según la FAO, la bioeconomía sostenible tiene en cuenta tres aspectos: el uso de biomasa renovable y bioprocesos eficientes para lograr una producción sostenible; el uso de tecnologías habilitantes y convergentes, incluida la biotecnología; y la integración entre aplicaciones tales como agricultura, salud e industria. Su naturaleza transversal ofrece una oportunidad única para abordar de manera integral desafíos sociales interconectados, como la seguridad alimentaria, la dependencia de los recursos fósiles, la escasez de recursos naturales y el cambio climático, al tiempo que consigue un desarrollo económico sostenible.

Sin embargo, para la FAO conseguir el desarrollo sostenible de la bioeconomía afronta muchos desafíos, no solo para garantizar la seguridad alimentaria, sino también para abordar el cambio climático y gestionar los recursos naturales de manera sostenible, manejando la competencia entre los diferentes usos de las materias primas de biomasa y, al mismo tiempo, garantizando que el desarrollo de la bioeconomía beneficie a todos, siendo crucial el establecimiento de directrices que permitan desarrollar la bioeconomía de manera sostenible. En opinión de la Comisión Europea (CE), la bioeconomía[1] engloba todos los sectores y sistemas cimentados en los recursos biológicos, siendo uno de los mayores y más importantes sectores de la Unión europea (UE)[2] y un sector clave para incentivar el crecimiento en las zonas rurales y costeras[3]

Te cuento lo anterior, porque ayer la CE presentó un plan de acción para el desarrollo de una bioeconomía sostenible y circular al servicio de la sociedad, el medio ambiente y la economía de Europa, nueva Estrategia en materia de bioeconomía que forma parte de los esfuerzos de la Comisión para incentivar el empleo, el crecimiento y la inversión en la UE y que tiene por objeto mejorar e incrementar el uso sostenible de los recursos renovables para hacer frente a retos mundiales y locales como el cambio climático y el desarrollo sostenible. Y es que, como bien apunta la CE, en un mundo de ecosistemas y recursos biológicos finitos, es necesario hacer un esfuerzo de innovación para alimentar a la población, suministrar agua potable y energías limpias. La bioeconomía permite convertir algas en combustible, reciclar plástico, transformar los residuos en muebles o ropa nueva, o convertir los subproductos industriales en fertilizantes de base biológica. 

En opinión de la CE, alcanzar una economía circular sostenible exige un esfuerzo coordinado por parte de las autoridades públicas y de la industria. Para dirigir dicho esfuerzo colectivo, y teniendo en cuenta tres objetivos clave, la Comisión pondrá en marcha medidas concretas en 2019; por ejemplo, incrementar y reforzar los sectores con base biológica, a fin de liberar el potencial de la bioeconomía para modernizar la economía y la industria europea en aras de una prosperidad largoplacista sostenible[4], implantar rápidamente la bioeconomía en toda Europa[5] y proteger el ecosistema y entender las limitaciones ecológicas de la bioeconomía, puesto que el ecosistema se enfrenta a grandes amenazas y retos, como el crecimiento demográfico, el cambio climático o la degradación de los suelos[6]. La CE celebrará una conferencia[7] el 22 de octubre en Bruselas para debatir el plan de acción con las partes interesadas y poner de relieve los productos tangibles de base biológica. Fuente de la información: FAO y CE. Fuente de la imagen: pixabay. 
_________________________________________
[2] Engloba agricultura, silvicultura, pesca, alimentación, bioenergía y productos de base biológica y representa unos ingresos anuales de cerca de 2 billones EUR y unos 18 millones de puestos de trabajo 
[3] La UE ya financia la investigación, demostración e implantación de soluciones sostenibles inclusivas y circulares con base biológica, como es el caso de los 3 850 millones EUR asignados en el marco del actual programa de financiación de la UE Horizonte 2020. Para el período 2021-2027, la Comisión ha propuesto asignar 10 000 millones EUR como parte de Horizonte Europa a la alimentación y los recursos naturales, incluyendo la bioeconomía. 
[4] A fin de liberar el potencial de la bioeconomía para modernizar la economía y la industria europea en aras de una prosperidad largoplacista sostenible, la Comisión: establecerá una plataforma de inversión sobre bioeconomía circular por un valor de 100 millones EUR para acercar las bioinnovaciones al mercado y reducir el riesgo de la inversión privada en soluciones sostenibles; facilitará el desarrollo de nuevas biorrefinerías sostenibles en toda Europa. 
[5] Los Estados miembros y las regiones, en particular de Europa Central y Oriental, disponen de un gran potencial apenas utilizado en materia de biomasa y residuos. Para abordar esta cuestión, la Comisión: elaborará un calendario estratégico para la implantación de sistemas alimentarios y agrícolas sostenibles, productos silvícolas y de base biológica; creará un mecanismo de apoyo a las políticas en materia de bioeconomía en la UE para que los países de la Unión parte del programa Horizonte 2020 desarrollen agendas nacionales y regionales en este sector; lanzará medidas piloto para desarrollar la bioeconomía en zonas rurales, costeras y urbanas, por ejemplo en torno a la gestión de los residuos o el almacenamiento de carbono. 
[6] Nuestro ecosistema se enfrenta a grandes amenazas y retos, como el crecimiento demográfico, el cambio climático o la degradación de los suelos. Para hacer frente a estos desafíos, la Comisión:  aplicará un sistema de supervisión en toda la UE para hacer un seguimiento de la transición hacia una bioeconomía sostenible y circular; mejorará nuestra base de conocimiento y nuestra comprensión sobre áreas específicas de la bioeconomía recabando datos y facilitando su accesibilidad en el Centro de Conocimiento sobre Bioeconomía; ofrecerá orientaciones y promoverá buenas prácticas para operar en la bioeconomía dentro de unos límites ecológicos seguros.