domingo, 16 de septiembre de 2018

Felices, muy felices

Ayer, en “Pero, realmente ¿a quién afecta?” me comprometí contigo en transmitirte las sensaciones del vino que nos ofreció Alex en la noche del viernes, pero te propongo comentártelo en el fin de semana que viene, porque esta mañana me interesa escribirte sobre otro tipo de sensaciones que, el amigo lo entenderá, considero más relevantes. Me pongo a ello. A principios de esta década, en el texto “Un mundo mejor”, te contaba la inauguración del Centro de acogida DARI II (en la ciudad de Tetuán, Marruecos), en colaboración con la ONG malagueña Aid Children of the World y en el que colaboran instituciones y, sobre todo, personas, muchas personas, aunque nunca somos suficientes, porque la labor a realizar es faraónica.

Te contaba que la ONG Aid Children of the World venía trabajando en el norte de Marruecos (Tetuán), para el desarrollo de dos casas de acogida de niños que han sido abandonados al nacer. La primera casa de acogida (Centro Dari I), recibe a niños de entre 0 y 7 años (en su momento estaban en el centro 30 niños). Pues bien, ayer, Pepe, como siempre puntual, nos informaba que un grupo de socios ha estado unos días en Tánger visitando la casa de acogida “Dar Tika” donde la ONG participa y con la que coopera para su sostenimiento y mantenimiento. Una vez pasados esos días, desde la visita a Tánger, nos trasladan un balance de esos maravillosos momentos que han compartido con las niñas acogidas en la casa, con las cuidadoras y responsables. 

Comenta Pepe que, realmente, han regresado con una estupenda impresión, pues, lo fundamental, ha sido que han visto a las niñas felices, muy felices. Nos recuerda Pepe la frase del escritor Óscar Wilde cuando escribía que la manera de hacer buenos a los niños es hacerlos felices. La evolución que ven en las niñas llena de alegría a los participantes en el proyecto, pues algunas de ellas eran unas jovencitas, cuando comenzó esta aventura, y hoy son ya unas mujercitas, con un horizonte de esperanza gracias a la labor de todos. Agradecen la ayuda y colaboración y ruegan seguir ayudando y apoyando a Dar Tika. Te dejo algunas fotos facilitadas por la organización (Muchas Gracias, Pepe por la información y, sobre todo, por tu trabajo y corazón).