lunes, 6 de marzo de 2017

El poder de la palabra

Recomendado por Inmaculada, el fin de semana pasado estuve hojeando el libro de Robert Dilts, “El poder de la palabra: PNL Programación Neurolingüística”[1], que según la sinopsis, el texto se centra en “la magia del lenguaje, así como en el poder de las palabras para modelar nuestras percepciones y actitudes acerca de nuestro propio comportamiento y del mundo que nos rodea”. El autor explora “el impacto que el lenguaje tiene sobre nuestra experiencia y cómo modela las generalizaciones y las creencias (tanto limitadoras como estimuladoras) producto de la misma” (Fuente de la imagen: pixabay). 

Robert propone catorce patrones verbales, que pueden ser aplicados para reforzar las creencias potenciadoras, facilitando la apertura a dudar de esas creencias limitadoras que nos rodean, intentando descubrir configuraciones más enriquecedoras para el necesario cambio. La estrategia que sigue para utilizar esas pautas, implica identificar los propósitos positivos tras los dogmas coercitivos, junto con los valores que las motivan, indagando la tipificación de representaciones más adecuadas y útiles para satisfacer esos objetivos intencionales.

Coincido con el autor que, bien utilizados, estos modelos tienen opciones para constituir “un poderoso sistema de patrones de lenguaje que pueden ser aplicados para producir cambios profundos y de largo alcance”, estándares que, según Dilts, “han venido siendo utilizados a lo largo de la historia de la Humanidad como medio primordial para estimular y dirigir el cambio social, así como para evolucionar nuestros modelos colectivos del mundo”. A continuación, te dejo una lista de reproducción, alojada en Youtube por NVNLP - Nederlandse Vereniging voor NLP - Dutch Association for NLP, con una entrevista a Robert Dilts, donde habla de la programación neurolingüística.

[1] Dilts, Robert . “El poder de la palabra: PNL Programación Neurolinguística. Editorial Urano. 2003

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel