lunes, 23 de febrero de 2015

Promover lo estrambótico

En “Hablar en público”, publicado en 2006, apuntaba lo que“Falconeti”, me llegó a decir en clase de Químicas (Instituto, década de los setenta del siglo pasado): “Manolo, me sorprendes, lo mismo dices una genialidad que al segundo rebuznas una chorrada”. Un año y pico después, post “La genialidad y la chorrada”, además de repetir la frase anterior, transcribía la idea sobre que “la globalización y el aumento de la competencia han llevado a las empresas a buscar la diferencia a golpe de imaginación, una cualidad que no es sólo un don de unos pocos privilegiados” (leído en la pág. 8 del suplemento de negocios infoempleo.com, 30/9/07, del grupo Vocento). La sociedad, que tanto premia la innovación, es la primera en poner límites a la creación. “Para crear hay que volver todo del revés, enfocarlo desde otras perspectivas y asociarlo y cuestionarlo todo”.

Lo anterior viene a colación porque ayer hojeé el texto de Robert I. Sutton, “Weird Ideas That Work: 11 1/2 Practices for Promoting, Managing, and Sustaining Innovation”[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como “Estrambóticas ideas que funcionan”, donde el autor propone una ristra de once y media propuestas de actuación, a priori raras, estrambóticas o extrañas, pero que podrían mejorar la efectividad y la productividad junto al clima laboral y las relaciones entre los miembros del equipo y de la propia organización donde se encuentran integrados. Y es que, desgraciadamente, la mayoría de las empresas suelen ser sitios ineficaces y vejatorios para laborar.

En cuanto al rosario de remedios propuestos por Sutton, éstos van desde contratar a personas que pasen del status quo tradicional, hasta olvidarse de los relativos éxitos del pasado, implementando ideas que rayen cualquier cristal, pasando por la contratación de personas con las que nos sintamos un tanto incómodos o que no necesitemos a corto plazo, promover reuniones laborales para conseguir ideas, saber qué personas están contentas en mi organización y lanzarlas a la batalla, recompensar fracasos y éxitos por igual y sancionar la inanición, asumir tareas inverosímiles con actitud positiva, aplicar soluciones paradójicas, echar de comer aparte a los que sólo hablan de dinero o no tomar en cuenta lo que ha realizado el resto.

[1]  Sutton, Robert. Weird Ideas That Work: 11 1/2 Practices for Promoting, Managing, and Sustaining Innovation. Simon and Schuster, 2002

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel