viernes, 7 de noviembre de 2014

El perenne saltito

Ayer, en un receso de la periódica sesión vespertina de un curso sobre Tributación y Fiscalidad que, desde primeros de mes, estoy impartiendo a Diplomados en Relaciones Laborales, Graduados Sociales (sí, es lo mismo, pero a unos y a otros les gusta llamarse de esa forma), Diplomados en Empresariales y otras experticias relacionadas con la administración, la asesoría fiscal, la abogacía y la gestión, les comentaba la importancia de la formación continua, con independencia de si estamos trabajando o en búsqueda activa de empleo, vital para la superación en esta era de la información. Sin embargo, a pesar de que con esa idea todos están de acuerdo, no muchos materializan el pretendido mensaje en actividades específicas o concretas, por ejemplo, asistir a final de año a una acción formativa relacionada con la gestión tributaria, la fiscalidad, la contabilidad y la auditoría, de forma que se pueda adquirir formación de cara al cierre fiscal y contable del año.

Soy consciente que es fácil decir eso de “reciclaje continuo” y tal, pero hasta la puesta en práctica hay un continuo saltito que a veces cuesta, al menos, a mí me ha pasado en más de una ocasión, por ejemplo, tirándome meses sin coger un libro, con la argumentación de que empezaba un nuevo trabajo, o cualquier otra excusa. Al menos, la disposición de una visión a medio y largo plazo y de un programa formativo a corto-medio plazo, ayuda sobremanera a reponerse en los momentos de debilidad que muchos, como humanos que somos, padecemos. Asimismo, analizar honradamente, sin trampas ni cartón, lo que hemos aprendido e inventariar sinceramente nuestras maestrías, pericias y discernimiento acumulado, también refuerza la toma de decisiones y la acción propiamente dicha en esta asignatura siempre perenne. Si puedes, recarga pilas en este fin de semana (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel