lunes, 15 de septiembre de 2014

Entre lo típico y lo sinérgico

Mientras ayer escuchaba a un grupo de amistades conversar sobre el teletrabajo, empecé a darle vueltas en la cabeza a la fórmula ideal para que el directivo, gerente o coordinador, dirija a un equipo, proyecto, empresa, actividad o tarea, cuya organización se encuentre soportada, toda o una parte, en el trabajo a distancia. Evidentemente, sin los desarrollos y soluciones tecnológicas actuales sería impensable este modelo de producción, pero, aún así, es un desafío trascendental para la dirección, puesto que ésta debe tener destrezas y pericias específicas, en base a la organización que debe dirigir, en parte virtual pero siempre física (no nos olvidemos de este aspecto). Ahora bien, estas habilidades “puntuales” no tienen relación con el liderazgo, la dirección por objetivos o la gestión presupuestaria (por poner unos ejemplos), puesto que son maestrías típicas de las organizaciones tradicionales que siguen valiendo en el nuevo marco organizativo, por mucho que algunos “expertos”, “gurús” y otras hierbas aromáticas de la “nueva economía” se empeñen en hacernos ver que son nuevas artes de management surgidas al abrigo de lo tecnológico y virtual.

Me refiero a otras herramientas de la gestión y dirección de personas que también existen desde que la especie humana tomó conciencia de su rol en la Tierra (para desgracia del resto de especies), como la incentivación por parte del gerente de sinergias colaborativas, mediante la ayuda al equipo a entender el papel de lo virtual en general y del teletrabajo en específico, explicando en ese entorno de trabajo los objetivos comunes, rentabilizando al máximo esas nuevas herramientas de colaboración que permitan al grupo alcanzar un consenso en los desacuerdos preexistentes o que surjan en el transcurso del mismo. De esta forma, se derriban posibles barreras construidas por el entorno virtual, se abren otras ventanas de conocimiento y se fortalece el compromiso y la responsabilidad de todos los participantes en estos modelos de producción y trabajo colaborativo. La imagen del encabezado y del pie de post es de un azulejo que me regaló un amigo (Gracias), realizado por Nuango, con una instantánea típica de Lisboa (Portugal), ciudad a caballo entre lo típico y lo tecnológico. Que esta semana que hoy comienza te sea beneficosa en lo laboral, profesional, empresarial o institucional.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel