martes, 10 de junio de 2014

¿Cómoorrrrr?

El vistazo del artículo de Scott Berkun en Harvard Business Review,Consultants Should All Get Real Jobs, me recordó el chiste del consultor y del pastor, que Paco me contó en el año 1993, cuando él era miembro del equipo de auditoría externa en Auren y el que te escribe director de auditoría Interna en Euromarket. Por lo visto, andaba un pastor con sus ovejas por el monte, cuando de pronto aparece en mitad del campo un HMMV (predecesor del Hummer, comercializado por GM años después), parándose en las inmediaciones del pastizal, descendiendo del híbrido de tanque varios típicos ejecutivos súper trajeados. Se acercan al pastor y el más engominado de todos, sin ni siquiera saludar, le suelta: - ¿Si le decimos el número exacto de ovejas que tiene el rebaño, nos pagaría con una de ellas? - Extrañado el pastor por la propuesta y con el gusano de la curiosidad merodeando, respondió afirmativamente. Se acomodaron nuevamente en el vehículo, desplegando todo el arsenal tecnológico que puedas imaginar. 

Después de no menos de dos horas, vuelve a bajar apresuradamente el engominado, manifestando entre jadeo y jadeo que había 687 ovejas, de las cuales 93 eran machos y el resto hembras. El ovejero señaló uno de los animales que pululaban por rededor, en atención al cumplimiento de lo acordado, pero una vez capturado e introducido éste en el todo terreno y estando a punto de marcharse el equipo consultor, les preguntó - ¿Si averiguo vuestra actividad profesional, me devolveríais el animalito? - Entre risotadas pijas, el grupo asintió la apuesta, a lo que el curtido campero respondió. - Sois consultores estratégicos - Asombrados, espetaron los susodichos al unísono: - ¿Comoorrrrr? (frase atribuida a Chiquito de la Calzada). – Fácil lo he tenido – Continuó el pastor - En primer lugar, aparecisteis sin que os emplazara previamente; en segundo lugar, me cobrasteis por algo que no necesitaba contratar porque ya lo sabía y en tercer lugar, es palmario que no tenéis ni idea de mi actividad pastoril, puesto que lo que estabais cargando en el auto es el perro pachón -.

Y centrándome brevemente en el texto de Scott, reta el blogger a los consultores a que durante un tiempo trabajen de verdad junto a los damnificados de sus clientes y en un proyecto de verdad, en una empresa de verdad y con un equipo de verdad, en vez de dar consejos alejados de la realidad. Lo que arriesga un empresario, directivo o mando intermedio en cada una de las innumerables decisiones diarias, está a años luz de lo que aventura un consultor que, según Berkun, no pasa de ser un mero charlista espectador sentado en las gradas de un combate de boxeo, sin tener las suficientes agallas como para subir al ring. Te dejo en el encabezado del post un dibujo de un pastor con sus ovejas, perro incluido, y un ejecutivo con su hummer, realizado ayer por un peque de diez años, a solicitud mía.

2 comentarios :

  1. Paco Pedraza10/6/14 10:03

    Muchisimas Gracias Manolo !!!! Que recuerdos y que época aquella.... Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cierto. Qué época. Aprendí mucho de vosotros. Aquellas tardes de julio, en torno a un plato de jamón y un barbadillo (cabezón ese vino blanco), charlando sobre lo divino y humano de la Vida (y también de la supuesta e inexistente caja tonta, jeje). Gracias a ti, Paco.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel