lunes, 19 de mayo de 2014

Quién y Qué

Dentro del marco de la disciplina "Comunicación Oral y Escrita" del Grado en Derecho de la Universidad de la Rioja, la semana pasada estuve enfrascado con la actividad propuesta por Jesús, que consistía en realizar una grabación audiovisual con la presentación de uno mismo ante un auditorio imaginario, formado por los compañeros y compañeras de clase. En sesiones anteriores estudiamos la importancia de la fase de preparación, como clave para lograr un buen escrito o una buena interlocución. En la medida en que se establezcan con claridad los elementos, características y estructura básicos del mensaje, mucho más fácil resultará después expresarlo o plasmarlo en un papel.
En ese sentido, previamente, con la ayuda del querubín, preparamos un storyboard (si quieres acceder al trabajo completo clickea AQUÍ) con el planteamiento del discurso y lo que quería decir, es decir, la programación de acciones, actividades y el preceptivo guión. Las imágenes que inserto en este post se corresponden con las viñetas elaboradas mediante la herramienta storyboardthat. Según el profe, al preparar esa estructura hay que tener en cuenta cuál es nuestro objetivo, cuáles nuestros conocimientos y cualidades y cuál la disposición del público. A partir de ahí construiremos un camino comunicativo que estará compuesto de tres fases que deben encontrarse claramente diferenciadas por el emisor del mensaje: introducción, nudo o desarrollo y conclusión o desenlace.
Abajo te dejo el resultado del trabajo, alojado en Youtube. La imagen se ve algo difusa, pero los medios técnicos no daban para más. Volviendo a las ideas claves, el orador debe tener totalmente claro qué pensamientos o argumentos constituyen cada una de las tres partes, pero es preferible que el público perciba el discurso como una unidad. La introducción es una de las partes más importantes, porque un buen principio es imprescindible para captar la atención del público. Casi lo mismo hay que decir del final, fase decisiva porque todo el discurso está orientado a la conclusión, que será clave para fijar las ideas o conseguir el objetivo comunicativo. En cuanto al contenido del nudo, si bien a priori parece que no resulta tan determinante, hay que tratar que las ideas se encuentren bien ordenadas y que no se pierda la atención del auditorio.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel