domingo, 27 de abril de 2014

Equus africanus asinus

Desde George Orwell y su burro Benjamín en “Rebelión en la Granja” hasta Esopo y sus fábulas, pasando por “Platero y yo”, Sancho Panza y su “Rucio”, Lucio Apuleyo y su “Asno de oro” o “Los Músicos de Bremen”, sin olvidar referenciar el animal que encarna al Partido Demócrata de los Estados Unidos o las múltiples referencias en las Sagradas Escrituras, como el profetizado asno que acompañó al nacimiento de Jesús de Nazaret, la huida a Egipto o la llegada a Jerusalén montado en un burro, el caso es que este animal (Equus africanus asinus), a tenor de la sabia cultura popular, ha tenido un papel lleno de inteligencia en la historia de la Humanidad.

Probablemente, la alegoría de simpleza que se le atribuye en algunos casos, se deba a fábulas como la del flautista de Iriarte, a la historia de Pinocho y los niños convertidos en asnos o a los “Sueños de una noche de verano” de Shakespeare, pero ayer me quedé ensimismado observando a una burra, con barriga embarazada, paseando a los niños en un centro hípico y se me vinieron a la mente muchas significaciones, similitudes y sentimientos, pero ninguno relacionado con la presunta ignorancia que se le imputa a este ser. Te dejo una instantánea de la susodicha, deseando sea feliz con su futura descendencia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel