jueves, 10 de abril de 2014

Emotivo briefing

Empiezo el día con energía, por la satisfacción de la victoria del Atlético de Madrid anoche. Lo siento por los seguidores del Barcelona FC, que también jugaron bien en los dos intensos partidos, pero cuarenta años después le toca de nuevo a los sufridos colchoneros estar en la semifinal de la Champion Leage. Entrando ya en el tema de hoy, invitado por un empresario de mi ámbito territorial de actuación (Gracias), hace unos meses participé como oyente en una reunión “marketeniana” (de marketing) de su equipo de dirección, en el subproceso de creación de marca, o “brandiando” (de branding). Después de casi tres horas de escucha proactiva y de expresar las impresiones sobre el tema tratado, ya de vuelta al hogar reflexioné sobre la importancia de no dejarse influenciar, y mucho menos abusar, de los conceptos, frases, ideas, planteamientos, … que en el momento del briefing (esta mañana estoy sembrado de anglicismos) se encuentren de moda.

A lo anterior hay que sumarle la necesidad de condensar los mensajes que se deben transmitir a los potenciales clientes en frases ricas, originales, cargadas de sentido y ¡ojo al dato! conformadas por cuarenta o menos palabras. Pero lo que, a estas alturas de la película, se suele olvidar con demasiada frecuencia en las reuniones de este tipo de objetivo comercial, es aquello verdaderamente significativo para el cliente en ciernes, es decir, qué es lo que realmente necesita y qué emotivo y enérgico lenguaje debo utilizar para despertarlo de la somnolencia mundana en la que está inmerso, estimulando su inspiración de compra útil, razonada, responsable, en resumen: adquisición sostenible (Fuente de la imagen: elaboración propia). 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel