miércoles, 5 de febrero de 2014

Audacia conjeturada

Ayer, mientras escuchaba a mi acompañante comentar una experiencia pasada, donde tuvo que declinar colaborar en un proyecto porque no estaba de acuerdo con el enfoque directivo de sus ejecutivos o líderes, me acordé del post “Sentir un proyecto empresarial”, cuando te escribía sobre la decisión de dimitir y su connotación de cobardía o, por el contrario, coraje.

Pienso que la audacia, valor o coraje que se le presume a estas sensibles o traumáticas decisiones profesionales, laborales, empresariales o institucionales, no debe equipararse con ese ímpetu sobrehumano que brota en contextos de peligro, riesgo o contingencia de muerte o lesión, sino simple y profundamente como proceso decisorio, a modo de “audacia conjeturada”, cimentado ni más ni menos que en los valores de la persona, el cual se va retroalimentando y mejorando de manera continua, persistente, en el caminar por la Vida (Fuente de la imagen: "En el fragor de la batalla").

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel