jueves, 6 de febrero de 2014

Guía inconcluso

En el ejercicio de la actividad profesional, empresarial, laboral o institucional, debo ser consciente de mis limitaciones, orientar los esfuerzos en reducirlas y saber que una vez superadas, si sigo subiendo por la escalera de la vida, surgirán otras nuevas barreras y así sucesivamente.

Las anteriores restricciones o condicionantes, reflejo de mis desnutriciones intelectuales, promueven que tampoco tenga el poder de satisfacer a todos en todo momento, puesto que no estoy dotado de hermosura o perfección, aspirando como mucho a ese perfil de guía inconcluso, imperfecto o fragmentario.

Finalmente, esa inmadurez debe ser compatible con la siembra de seguridad y sumisión conmigo mismo, reconociendo las imperfecciones y, también muy importante, el talento que me envuelve por doquier, intentando entender el contexto donde el equipo, la empresa o la institución labora, se nutre y zarandea (Fuente de la imagen: ¿Predeterminado por ley?).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel