domingo, 22 de diciembre de 2013

Las personas y el motivo

La imagen corresponde a un instante del último encuentro de navidad, que tuvo lugar ayer. Estoy junto a la doctora María, la intérprete Paula y el erasmus Manuel, manojo de buena gente. Si quieres fotos de la comida, clickea AQUÍ.

El momento me sirve de excusa para referirte la ajustada semana que he tenido en materia de copas, celebraciones y comidas (no cenas), invitaciones cursadas por contactos profesionales de diversos sectores, además de ex-empresas, ex-instituciones y ex-clientes (Gracias a todos).

Reconozco que por motivos de agenda, llevo mejor los eventos desarrollados durante el día que los refrigerios en la tarde - noche, por lo que desde aquí envío un sincero y reiterado agradecimiento a las invitaciones a cenas de navidad recibidas y que no he podido asistir (Gracias).

Si eres fan de este sitio, lo cual además de felicidad por mi parte, supone responsabilidad y compromiso, conocerás mi opinión acerca de las comidas de empresa. Te confecciono un inventario de algunos de los textos: “La comida de empresa”, "Noche buena", “De fusiones y comidas”, “Almuerzo griego” o el crítico “¿Cómo está tu familia?

Por tanto, no seré más pesado, sólo apuntar que no hace falta el mejor cubierto y el conspicuo sitio de moda para celebrar la oportunidad de trabajar. La mayoría de las veces, la reunión en torno a un vino de la tierra, una tapa o un postre del lugar, es más que suficiente, porque lo importante son las personas reunidas y el motivo, no el presupuesto que se disponga y el uso que se haga de él.

2 comentarios :

  1. Bonitas sonrisas desde el corazón. Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  2. Gracias, msm, por la visita y aportación. Felices Fiestas.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel